Bienvenido/a a mi rinconcito de internet. Aquí iré colgando mis pequeños textos y estás invitado a pasear y comentar (siempre desde el respeto y la educación). Espero que disfrutes de los relatos, tanto como yo lo hago escribiéndolos.

La casa



Invierno. Una y treinta de la madrugada.

Desde la cama contemplaba por la ventana cómo las primeras gotas de lluvia daban paso a una lluvia más insistente. Una tormenta se cernía sobre la sierra instalando una oscuridad obsidiana solo interrumpida por los relámpagos que dibujaban sombras desafiantes en las paredes, y los truenos que hacían vibrar la casa.

Era la primera noche que pasaban en aquel lugar. Perdido en la montaña y tras mucho caminar, la buena suerte había querido que encontrara aquella vieja cabaña que le cobijaba del fuerte viento y la tormenta. Una casa llena de supersticiones y leyendas, de extrañas muertes, desapariciones y fantasmas, pero que aquella noche posiblemente le estaba salvando la vida.

Aunque la cabaña no tenía luz, la chimenea estaba bien abastecida, lo cual fue un bálsamo para su aterido cuerpo, que enseguida encendió para calentarse e iluminar la estancia.

Cansado y sin nada que comer, decidió irse a descansar.

Pero no era fácil dormir en aquel lugar. Sentía la extraña sensación de que algo no iba bien. Un mal presentimiento que le abrazaba con los largos brazos de la incertidumbre y del miedo, devorándole el alma.

Vivir sin ella



La añoraba.

Aún sentía el corazón desgarrándose con su simple recuerdo.

Soñaba con su esbelta figura.

Se estremecía al rememorar sus dedos rozando cada una de sus curvas. Y ahora, tendría que vivir sin ella.

Habían pasado toda una vida juntos compartiendo buenos y malos momentos.

Cómplices.

Necesitaba volver a tenerla entre sus manos, abrazarla, tocarla, sentir cada centímetro de su cuerpo.

Pero posiblemente ya era tarde y la había perdido para siempre.

Sólo quedaba una última opción, un último intento antes de rendirse:

Llamar a objetos perdidos por si ellos habían encontrado su guitarra.

El Peñón de los Enamorados

Foto realizada por mi hija Marta




Resguardada del sol abrasador bajo una sombrilla en la terraza de una cafetería, se encontraba ella.
Ensimismada observaba la magnífica montaña que enmarcaba el paisaje. Una muy particular con cabeza de mujer, testigo mudo y cómplice de una maravillosa historia de amor. El Peñón de los Enamorados.
Los caprichos del destino la habían llevado a aquel rincón de Málaga, Antequera, y la magia habían obrado el resto.
En la mano izquierda portaba una libreta y en la derecha una pluma que se deslizaba sobre el papel como llevada por una fuerza extraña que la obligaba a escribir sin pausa. Y con esa habilidad que solo la fascinación puede dar dibujaba con palabras cada pico, ladera, árbol o valle para, a continuación, relatar la maravillosa historia de amor entre un cristiano y una princesa árabe.

El reencuentro (Relato erótico, no recomendado para menores)



Nadie puede predecir el futuro y mucho menos prepararse con antelación para la sorpresa más inesperada del mundo. Eso le pasó a Raúl que tras volver de una repartida con el camión, decidió pasar por uno de esos clubes de carretera, aislados y privados que se pueden encontrar por los límites de las ciudades.

Cuentos de una Noche de Verano

Un año más vuelve "Cuentos de una Noche de Verano" para amenizar ese primer viernes de verano con cuentos y relatos para adultos.

Y ahí estaré yo de nuevo, junto a grandes escritores y amigos, ayudando a refrescar esa tarde calurosa.

Mañana 26 de junio a las 20:00 horas nos vemos en Mahatma Showroom. ¡Os espero!


Mi boda



Hoy las calles se encuentran vacías.

A nadie se ve paseando o disfrutando de un buen desayuno, sentado en las coquetas mesas de la cafetería.

Desde mi posición observo el mar, tranquilo y rítmico. Respiro su aroma salino y me preparo para lo que me espera.

Las campanas de la iglesia repiquetean, es la hora.

Dulce primavera


Amanecía y los primeros rayos de sol se colaban por las pequeñas rendijas de las ventanas de madera.

Los pájaros trinaban anunciando el comienzo del día y un gallo, poco madrugador, comenzó a cantar despertando así al resto de seres vivos del lugar. Los perros ladraban, los gatos maullaban y los caballos relinchaban felices.

Vivir rodeado de naturaleza es algo maravilloso, siempre y cuando no tengas alergia al polen, a los animales y encima trabajes en una panadería, de noche, y tengas que dormir durante el día.

La vaca flaca


Había una vez, en un lejano pueblo, una pequeña vaca tan delgada, tan delgada, que ni leche era capaz de dar.

Sus dueños desesperados, no sabían qué hacer para conseguir que el animal engordara. Le buscaban la mejor hierba de la zona para que pastara, el mejor y más caro pienso, incluso le ponían todas las medicinas que el veterinario le recetaba; pero la “vaca flaca” no engordaba ni un gramo.

Tú por miedo, yo por vergüenza


Te conozco y no sé tu nombre.

Cada vez que pasas a mi lado ambos agachamos la cabeza.

Tú por miedo, yo por vergüenza.

Aquel día, en el patio del colegio, mis compañeros y yo, aburridos, ideábamos alguna pequeña gamberrada que nos sacara de la monotonía.

Nunca pensé que llegarían tan lejos.

Esta cárcel que es mi cuerpo (agorafobia)



Esta cárcel que es mi cuerpo.  Un cuerpo aparentemente normal, sin desperfectos.

Un cuerpo cargado de sufrimiento pero con la fortaleza suficiente para hacerles frente y superarlos.

Un cuerpo valiente, luchador, bello…

Vacío paisaje



Pintando aquellos extraños bisontes, observé mi mano trabajar, guiada por una fuerza invisible, que me mostraban un mundo largo tiempo desaparecido. Animales que vivieron
con nuestros antepasados, que marcaron una época; quedando grabados en las paredes de cuevas y rocas por los siglos de los siglos.

Los colores del mundo



Erase una vez, en un reino muy lejano donde el sol nunca se escondía, una princesa que lo tenía todo.

Belleza, simpatía, inteligencia, tierras, oro, joyas... Tanto era así que nada deseaba en el mundo. Todos sus deseos y sueños estaban cumplidos y la vida no le ofrecía nada nuevo, lo cual la sumió en una gran tristeza.

Los reyes preocupados, decidieron que sólo el amor devolvería la ilusión a la joven. Por lo tanto hicieron un llamamiento a todos los reinos del sol.

Pluma, tinta y papel

De nuevo vuelvo a compartir con vosotros una buena noticia.

Han vuelto a elegir uno de mis microrrelatos para formar parte de una antología titulada "Pluma, tinta y papel".
Es para mí una inmensa alegría compartirlo con vosotros, pues sin vuestro apoyo y vuestros ánimos, no habría sido posible.

A continuación os dejo el mensaje recibido y la foto de la portada:

Felicidades Delma T Martín,

Su obra ha sido elegida en el I Concurso de microrrelatos de temática libre “Pluma, tinta y papel" y formará parte de la antología que llevará el mismo nombre. 


Mi agradecimiento a Diversidad Literaria

Engaño



Odiaba el frío.
La pequeña quería salir al campo. Correr, saltar, subirse a los árboles y dar volteretas por la hierba.
Lo sé, no es lo apropiado para una señorita. Pero lo cierto es que a ella le traía sin cuidado lo que pensara la gente.
Y sus padres, se habían rendido y finalmente habían decidido dejarla hacer.

Inspiraciones Nocturnas

Hoy me he llevado esta grata sorpresa y quería compartirla con todos vosotros. Uno de mis relatos ha sido seleccionado para formar parte de un libro que se llamará "Inspiraciones Nocturnas". A continuación os pongo el mensaje recibido: 

Felicidades,
Su obra ha sido elegida en el I Concurso de microrrelatos nocturnos “Inspiraciones nocturnas" y formará parte de la antología que llevará el mismo nombre (la imagen corresponde a la portada que llevará el libro).

Gracias Diversidad Literaria


Cuentos en compañía

De vuelta en casita tras una tarde estupenda en compañía de buenos amigos y grandes escritores. Gracias +Diego Tomé Merchán  por esta maravillosa velada.
Los relatos eran de tema libre y de gran calidad, así que hemos reído, llorado, estremecido y sufrido; además de disfrutado todos y cada uno de ellos.
Os dejo unas fotitos de la velada.

Cuentos en compañía



En esta noche fría, buscaremos la calidez de los cuentos y relatos maduros que un grupo de escritores compartiremos con vosotros. Una velada cercana, para disfrutar en buena compañía. 
Espero veros por allí. Un abrazo.

La bicicleta azul

Imagen obtenida de: http://www.stikphotos.com/Bicicleta-azul-Blue-Bike


Vivía en lo alto de la loma. En una pequeña y coqueta cabaña, junto a su abuela.


Sus padres habían emigrado años atrás, y no sabía si volvería a verlos. Y aunque no le importaba demasiado, pues apenas los recordaba y hacía tiempo que había dejado de echarlos de menos; en el fondo nunca perdía la esperanza.