Hoy hace un año

Tal día como hoy, el año pasado me encontraba en el hospital con mi niña a la que habían operado de peritonitis. Recuerdo aquel día como el peor día de mi vida y a su vez como el más feliz.
El cirujano nos mandó llamar para explicarnos los riesgos de la operación y nos lo puso muy feo, podían salir muchas cosas mal y el post operatorio aun pintaba peor.
Sin embargo todo se quedó en un gran susto, la operación salió estupendamente y el post operatorio no tuvo mayores problemas.
Un año después de aquello me pongo a pensar en lo frágil que puede llegar a ser una vida, mirar a tu hija y que te digan que depende, prácticamente de la suerte, el que todo salga bien y mirarla ahora y ver lo llena de vida que está, lo feliz que nos hace y lo bien que se encuentra, te hace plantearte muchas cosas.
La vida es un frágil hilo y nosotros somos marionetas conectadas a esta fibra que debemos cuidar y proteger porque en cualquier momento se puede romper y no somos dueños de elegir cuando será. Por eso debemos disfrutar al máximo del tiempo que tenemos, elegir con quién queremos estar, hacer todo aquello que nos haga feliz y disfrutar de ello sin malgastar el tiempo y sin hacer daño a nadie. Esa es la fórmula para la felicidad.
Desde aquí os mando unas gotitas de felicidad para que la disfruteis con vuestros seres queridos, yo ya lo hago.
Un beso a todos.