En silencio







Tu sonrisa flota al viento,
se mece brevemente en el aroma,
una mesa, unas copas, pensamientos,
viendo pasar los sueños y las horas.

Una música suena muy lejana,
y me pierdo a ratos en sus notas,
habla de amores viejos y mañanas,
que llenarán la vida gota a gota.

Me gustan tus silencios,
y las conversaciones alocadas,
sé que ya hay algo nuestro,
que no se perderá como si nada.

Sólo puedo decirte que te quiero,
sin pretender por ello nada a cambio,
este cariño es cierto y muy sincero,
aunque no diga nada con mis labios.

Espero que el futuro te sonría,
que la vida regale cosas buenas,
a esta niña–mujer que da alegrías,
borrando poco a poco viejas penas.