Tierra Muerta

     Sentado junto al rectángulo, cavaba agujeros en el suelo con las manos, para trasplantar las macetas, cuando notó que la tierra cada vez se humedecía más. Se miró las manos y vio que un líquido oscuro y espeso las cubrían. Al observarlas con más detenimiento descubrió que se trataba de sangre...




¡Por cierto!¿Estáis interesados en conseguir el libro? Pinchad en el enlace que deseéis y os llevará directamente hacia él.

Que vuestro día esté llena de felicidad.
Besos a todos.
Delma.