De vuelta al Insti

Hoy la he visto sonreír.

¿Realmente está bien o sólo lo hace para que yo, su madre, no me preocupe?

Ayer la cambiaron de clase y aunque la noticia había corrido como la pólvora y todos sus nuevos compañeros conocían ya lo ocurrido, ella se sintió mejor, pues había dejado de sentir esa tensión en la antigua clase.

Hoy es el primer día con sus nuevos compañeros, en su nueva aula y tiene miedo, pero a pesar de eso, levanta su cabeza y se enfrenta con una sonrisa a lo que vendrá después. Pero antes de salir me abrazaba, una y otra vez. Le pregunto que por qué me abraza y me contesta que porque me quiere, pero la conozco. Desde pequeña, siempre que ha tenido miedo me busca y me abraza. Y a pesar de sus trece años, aún hoy, sigue haciendo lo mismo.

Sólo espero que no la vuelvan a insultar, ni le peguen, la denigren o la humillen. Que la dejen ser feliz, tener amigos y ser una adolescente más, sin miedos ni temores.

Ella sólo quiere estudiar ¿tan grave es?