Bienvenido/a a mi rinconcito de internet. Aquí iré colgando mis pequeños textos y estás invitado a pasear y comentar (siempre desde el respeto y la educación). Espero que disfrutes de los relatos, tanto como yo lo hago escribiéndolos.

Mansión olvidada: Vestigios

Tres peldaños, ajados por el tiempo, me separan de convertirme en parte de su historia. La lobreguez del interior me absorbe y camino despacio hasta introducirme en el corazón de aquella longeva casona.

El olor a humedad, polvo y herrumbre no me sorprenden y camino despacio, entre la negrura y el sonido del silencio que me acompaña. 

Al fondo, unas escaleras me invitan a bajar arrastrándome hacia lo más profundo de sus entrañas. Oigo crujir los escalones a cada paso y siento el dolor de mi propio peso sobre ellos.

Al fin veo claridad. Un par de ventanas, tapiadas con viejos tablones apolillados, sujetados por unos marcos  apenas inexistentes, dejan escapar  entre sus grietas, pequeños haces de luz, en donde miles de motas de polvo flotan intentando huir de la soledad. 

El tamo cruje bajo mis pies marcando, posiblemente, las primeras huellas en años, sobre la superficie de un suelo antaño brillante y reluciente y hoy  convertido en el vestigio de otros tiempos.

Alrededor, las paredes aún guardan el recuerdo de cuadros y tapices, una vez colocados en ellas y hoy sólo sombras y desgarros de telas meciéndose al compás del aire rancio que allí se respira.


Entre los cascotes descubro un lugar donde sentarme y con los ojos cerrados me concentro en el sonido del silencio e intento arrancar recuerdos largamente custodiados por aquellos altos techos empapados de historia. 

Pero sólo recibo la tristeza de saber lo que un día fue y nunca más volverá a ser.