Nuevo comienzo


Despertó cuando los primeros rayos de sol rozaron su piel.

Se sentía fresca y descansada. La noche había transcurrido apacible y los buenos sueños la habían acompañado.

Abrió las ventanas y observó el magnífico espectáculo que ante ella se mostraba.

Los árboles bañados de una capa nívea casi se perdían entre la blancura del resto del paisaje y un silencio esperanzador acompañaba a la visión.

Solo las risas de algunos niños junto al colorido de sus abrigos, rompían levemente lo que podría haber sido el retrato perfecto de un artista. 

Pero no le importó y cogiendo una taza de café recién hecho y una suave manta, se acurrucó junto a la ventana y dejándose acariciar por la brisa helada, comenzó a escribir sobre el amor, sobre una ventana abierta, un paisaje nevado y un nuevo comienzo.


Delma T. Martín