Esta cárcel que es mi cuerpo (agorafobia)



Esta cárcel que es mi cuerpo.  Un cuerpo aparentemente normal, sin desperfectos.

Un cuerpo cargado de sufrimiento pero con la fortaleza suficiente para hacerles frente y superarlos.

Un cuerpo valiente, luchador, bello…

Y sin embargo, este mismo cuerpo que tantas alegrías me da, que me hace disfrutar del paisaje  y respirar la vida, oler el aroma de las flores o gozar con los rayos del sol. Este cuerpo que me da placer y a la vez me lo quita.

Este es el cuerpo que me ha tocado tener. 

Un cuerpo al que le falla un pequeño interruptor, y cuando eso ocurre, nadie puede hacer nada y el mundo desaparece durante días, meses o incluso años, hasta que vuelve a conectarse y comienza a vivir de nuevo.

Ese es mi cuerpo, lleno de imperfecciones y perfecto a la vez.

Un cuerpo que me hace amar y odiar la vida.

Una vida que me hace amar y odiar mi cuerpo.

Y aún así soy feliz.