Bienvenido/a a mi rinconcito de internet. Aquí iré colgando mis pequeños textos y estás invitado a pasear y comentar (siempre desde el respeto y la educación). Espero que disfrutes de los relatos, tanto como yo lo hago escribiéndolos.

Tras el último peldaño



Sólo y en silencio, aprovechaba las horas nocturnas para concentrarse en su novela. 
Una taza humeante frente a él mientras sus dedos bailaban sobre el teclado del ordenador.
Las palabras bullían de su mente como nunca. Tras una temporada de bloqueo, había logrado volver a escribir y ahora que por fin, había conseguido que regresara la musa, no iba a permitir que volviera a escapar.

De repente un ruido en la planta de abajo le sobresaltó. Vivía sólo en casa y a aquellas horas de la madrugada, nadie en su sano juicio, vendría a visitarle.

Dejó de escribir y se concentró en el sonido.

Desde su mesa podía ver, a través de la puerta entornada, la escalera que bajaba hasta perderse en la inmensa oscuridad que ofrece la noche.

Esperó unos segundos, fundido en el más absoluto silencio, vigilante… pero nada ocurrió.

En seguida se repuso y continuó escribiendo aunque ahora lo hacía un poco más cauto, pues se había quedado algo intranquilo.

No pasó mucho tiempo cuando escuchó otro sonido, este era distinto. Si el de antes le había parecido algo metálico, ahora estaba seguro de que se trataba de pasos.

Había alguien en casa.

Nuevo comienzo


Despertó cuando los primeros rayos de sol rozaron su piel.

Se sentía fresca y descansada. La noche había transcurrido apacible y los buenos sueños la habían acompañado.

Abrió las ventanas y observó el magnífico espectáculo que ante ella se mostraba.