Bienvenido/a a mi rinconcito de internet. Aquí iré colgando mis pequeños textos y estás invitado a pasear y comentar (siempre desde el respeto y la educación). Espero que disfrutes de los relatos, tanto como yo lo hago escribiéndolos.

La casa



Invierno. Una y treinta de la madrugada.

Desde la cama contemplaba por la ventana cómo las primeras gotas de lluvia daban paso a una lluvia más insistente. Una tormenta se cernía sobre la sierra instalando una oscuridad obsidiana solo interrumpida por los relámpagos que dibujaban sombras desafiantes en las paredes, y los truenos que hacían vibrar la casa.

Era la primera noche que pasaban en aquel lugar. Perdido en la montaña y tras mucho caminar, la buena suerte había querido que encontrara aquella vieja cabaña que le cobijaba del fuerte viento y la tormenta. Una casa llena de supersticiones y leyendas, de extrañas muertes, desapariciones y fantasmas, pero que aquella noche posiblemente le estaba salvando la vida.

Aunque la cabaña no tenía luz, la chimenea estaba bien abastecida, lo cual fue un bálsamo para su aterido cuerpo, que enseguida encendió para calentarse e iluminar la estancia.

Cansado y sin nada que comer, decidió irse a descansar.

Pero no era fácil dormir en aquel lugar. Sentía la extraña sensación de que algo no iba bien. Un mal presentimiento que le abrazaba con los largos brazos de la incertidumbre y del miedo, devorándole el alma.